Experiencias

TALLER EN CASA DE AZUR. San Pedro Alcántara (Málaga). Febrero del 2015

Dear Ignacio.

How are you? It was very nice to meet you in the party, and I liked very much your healing music and the meditation.

Just got a mail from Juan with your e-mail address, and understand that you would like to here about the distant healing which I think happened with my sister in law, through me, when you gave me the healing music on my left knee.

You know when you gave me the healing music on my knee I was wondering why, because I don’t have any trouble with it, but I liked the music and the vibrations.

My sister in law arrived here the Wednesday after we had met, for one week.---But she had called me some days before and told me that she thought she maybe would have to cancel, because she has had an operation one year ago and had overstrained her knee due to snow removing to her car!(this is Norway in the winter!!) experiencias4

I told her to go and get acupuncture on Monday because everything is closed during the weekend.  Anyhow, I meet you on Sunday, the day before in the party, and you gave me the healing music-.---So  she told me when she came here that on Sunday afternoon(!!) suddenly her knee became so much better and she could walk on it again, but went also to get acupuncture as I had told her. She had been thinking of having a wheel chair assistance on the airports, but she had no problems anymore, she walked alone to and from the plane, and also here, all the time here!

Then suddenly when she told me this I remembered the healing music you gave, and my wondering why you gave me healing on my  left knee .So I asked her which knee it was and what time..........,and that’s the story.

Well, I don’t know if I have been able to tell the story so you can understand it, but please call me if you like.

And because I have been working so many years with "natural" medicine and have seen so many amazing things happened I have no doubt that the healing you gave me was for her.

All the best to you and thank you!

EXPERIENCIA EN EL TALLER DE MÚSICA SUFÍ SANADORA DEL 28 DE ABRIL DEL 2017 EN TORREMOLINOS (MÁLAGA)
Comienzo como una pequeña hoja cayendo de una árbol. Esta vez la hoja no está seca, sino que es verde. Me balanceo en el viento y veo tejados de casas en el campo, un campo con flores. Es primavera.

Siempre caigo en el mismo pequeño arroyo que conocí allá en los Pirineos, aquella mañana que paseamos con las niñas. La primera vez que vi un pequeño arroyo ¡que tenía peces! Y se los enseñaba a mis pequeñas hijas como un regalo de la naturaleza, tan distinto al lugar donde habitábamos. El agua helada procedente del deshielo de la montaña, pero tan viva, te hacía querer seguir el curso del arroyo aguas abajo.

Cuando caigo en el agua siempre siento la misma sensación, el agua está fría y no me gusta cuando la toca mi espalda, pero me dejo llevar.

Al poco de fluir por el arroyo ya me siento contenta y veo en el lado izquierdo,  unas piedras pequeñas y marrones, con algo de verdín, y recogidas por estas piedras, un grupo de hojas secas. Me acerco a ellas y les saludo animándolas a que se unan conmigo rio abajo y me siguen.

Somos ya un grupo que fluimos felices, riendo y dejándonos llevar por el agua y sus movimientos, como si de una atracción acuática se tratara.

Llegamos a una poza grande y profunda donde el agua está quieta y nos apoyamos flotando a un lado de ella, junto a la pared vertical de una roca de donde surgen muchas plantas, como yedra y culantrillos de pozo y en todo lo alto, una gran árbol , todo verde, que da sombra a la poza.

Descanso junto a la pared vertical y escucho la voz de unos niños jugando y riendo,  me hacen sonreír. Soy feliz escuchándolos y viendo como saltan desde unas piedras cercanas a la poza, en bomba, cogiéndose las piernas. Veo a dos de ellos, pero siento que son más.

Miro arriba al árbol ,a contra luz, y una luz muy blanca me deslumbra. Junto a esa luz un colibrí agitando sus alas. Cuando intento llegar hasta él me veo siendo una abeja, polinizando unas flores blancas que están junto a las casas de campo que vi al principio, cuando caía del árbol.

Bosque Japon

Seguidamente me veo nuevamente en la poza junto a la pared vertical de piedra y el agua me hace salir por un lateral cayendo por una cascada a un gran rio, ya en otra zona del mundo ¿tal vez Canadá?, es bravío y tienes muchas piedras blancas y grises, está rodeado de pinos y abetos , y a lo lejos hay unas montañas muy elevadas, con algo de nieve en la cima.

No llego a caer al agua sino que arranco a volar como una abeja, o tal vez una libélula, y sigo el curso del rio hasta llegar al valle de las hadas, ese lugar maravilloso que existe en la isla de Skye en Escocia, donde estuve hace dos veranos.

Estoy en el centro del valle en persona y siento como existen mas ¿personas?, ¿almas?, a mi alrededor y comienzo a danzar, abriendo las manos y todas lo hacemos en una unión común, es como si algo invisible nos uniera y fuéramos cada una de nosotras una nota de una melodía y aunque no veo a nadie, me siento feliz, acompañada, en medio de ese valle tan verde, tan lleno de energía.

Se desvanece esa imagen y veo una fuente como las de la Alhambra, en el suelo. Yo soy esa fuente, porque desde el suelo observo que estoy en medio de una gran habitación, es como si yo, como fuente tuviera ojos y observara la habitación donde existen muchas personas danzando alrededor con trajes blancos, hay una hoguera encendida al fondo de la sala y tras las ventanas de arcos se ve la noche estrellada.

Salgo de la fuente como una gota de agua y me incorporo a la danza y disfruto con ello, es como si levitara alrededor de la fuente junto con mas personas, esta vez si veo que son personas, hombres y mujeres, aunque no veo sus caras.

A continuación me veo en mi casa, donde vivo ahora, en la cocina, preparando algo para celebrar en el salón con mi familia. Es de noche y ya en el salón comienzo a bailar de nueva cogiéndome del brazo de mis hijas , danzamos como el baile griego, hay mas personas, tal vez sus novios pero no está mi marido. Corro a buscarlo al dormitorio, está sentado en la cama, él no baila, me mira y yo comienzo a bailar para él mirándolo a los ojos, es como si los dos bailáramos con la mirada, había una unión perfecta, no hacían falta las palabras.

Me desconecto y cuando vuelvo estoy en mi casa antigua donde murió mi padre pero no me apetece estar ahí, salgo por la terraza y me veo en el despacho del notario donde se vendió ese piso, veo a mis hermanos enojados y yo me siento mal, abandono el lugar, no quiero estar ahí.

Me veo nadando en un mar azul turquesa tras un gran pez que me remolca, voy a gran velocidad casi por la superficie, abajo hay corales pero no me detengo.

Tengo frio y empiezo a notar una brisa en la cara. A lo lejos veo a una mujer de espaldas, es como una casa de campo, todo lo que la rodea y ella misma es gris azulado o color plata, metálico, está en alto, salto un riachuelo y llego hasta allí, ¿Tata? ¿eres tú?, me emociono y lloro, me siento en paz a su lado. Ella trabaja como al lado de una fuente o ¿ es un horno? y sigue de espaldas a mi y le digo tata quiero quedarme aquí, contigo,  le imploro.

Ella me contesta no puedes, tienes que trabajar mucho.

La brisa se hace mas fuerte en mi cara, como si se abriera una ventana y suspiro hondo conformándome y diciéndole, entonces ayudame, yo no puedo sola.

Esa brisa en la cara me reconforta y me veo en el fondo de una cueva danzando con mi padre y mi madre. Atrás, otra vez una hoguera. Desde arriba, asomados nos observan mis hermanos, no hago caso. Yo soy feliz danzando como una niña junto a mis padres, también jóvenes. Doy gracias, gracias, gracias, porque sé que me va a ayudar.

Desconecto ya del todo y después de un rato me veo en la puerta de una caverna, entrando. Está oscura y penetro hacia ella pero no veo nada, continuo y desconecto del todo. No tengo miedo, me siento agradecida.

Siguen sonando los cuencos tibetanos, me limito a escuchar y todo mi cuerpo, empezando por los pies empieza a tener espasmos, por las piernas, glúteos y espalda. Me relajo, me siento reconfortada.


EXPERIENCIA EN UNA SESIÓN DE MÚSICA SUFÍ SANADORA

Con la música que Ignacio tocaba para mí podía sumergirme en un espacio alternativo. Mi pensamiento se fundía en el aire y volaba hacia una fuente de energía algo alejada. No era un lugar de colores o formas físicas, más bien era un espacio en el cuál se acumulaba una especie de energía, de  amor superior. Y allí permanecía yo por un tiempo, aprendiendo de esa energía para volver de nuevo a mí, como un genio vuelve alegre a su lámpara haciendo sus piruetas en el aire.

experiencias6

Una vez en mí, yo me podía mostrar a los demás como aquella energía de amor que había recibido de mi viaje. Era posible ser libre de esa manera, libre para hacer o deshacer según mis intenciones, siempre que mis actos estuvieran basados en este tipo de energía maestra.

Al tiempo, todo tipo de vivencias positivas y de regalos para el alma venían a mí. Tanto agradecimiento se convertía en una nueva fuente de energía que me inundaba y que llegada a un punto tenía que salir de mí, se proyectaba al exterior en forma de luz blanca intensa que fluía en todas las direcciones posibles. Aquellos que estaban a mi alrededor se beneficiaban de ella también.

EXPERIENCIA EN UN TALLER DE MUSICOTERAPIA ANDALUSÍ Y ORIENTAL EN XANIT HOSPITAL INTERNACIONAL 20/03/2015

Te cuento mi experiencia en la sesión de Música Sufí Sanadora de hoy en Xanit.

Al principio de la sesión cuando tocabas la caña sufi, he comenzado a sentir como mis centros energéticos estaban siendo masajeados, la sensación ha ido desde el primer chakra hasta el cuarto..

Luego he comenzado a sentir como mi cuerpo físico se despegaba del suelo, al principio solo un poco. Puedo decir que estoy casi segura que me he despegado del suelo, aunque solo haya sido un milímetro...después he empezado a subir mas y más flotando en la habitación, y he seguido subiendo hasta salir del planeta. He quedado flotando en el cosmos, donde todo era increíblemente bonito pero como muy hostil. Entonces he mirado hacia nuestro planeta y podido contemplar la belleza. He podido sentir lo afortunados que somos de vivir en este planeta que nos da todo lo que necesitamos y también que nos abraza y nos acuna como una madre, que nos envuelve... si pudiéramos darnos cuenta de esto nos ahorraríamos tanto sufrimiento...

Basilica Cazorla art firma Web He sentido la carencia de mi padre, y han comenzado a brotar lágrimas y lágrimas...he sentido su abrazo largo y cálido. Me ha mirado y me ha dicho que tengo que ser fuerte y valiente para hacer mi propio camino escribir mi propia historia. Que tengo una labor muy importante y que tengo que llevarla a cabo confiando en la vida. Es algo así como seca tus lágrimas de niña y conviértete en una mujer fuerte y empoderada para llevar a cabo tu labor de sanación... me ha empujado hacia arriba y de repente me he encontrado en un camino de tierra descalza y he comenzado a andar lento pero firme, sintiendo la tierra bajo mis pies. Continuaba andado sintiendo como empapaba la tierra de mi sangre menstrual sanando y nutriendo...luego ha aparecido mi pareja actual, me ha sonreído y hemos seguido caminando juntos...luego mi vientre ha empezado a crecer y a gestar una vida... al momento estaba sola y desnuda en la naturaleza dando a luz mientras las plantas y el pasto me servían de cama y me arropaban...como una leona rugiendo sintiéndome poderosa he dado la bienvenida a mi bebe, lo he puesto en mi pecho y he continuado caminando sintiendo un amor inmenso y una fuerza salvaje saliendo de lo más profundo de mi, como algo sobrehumano...

Mientras tocabas los cuencos he sentido una sacudida que me ha hecho dar un salto, y luego el Om...que me ha hecho sentir escalofríos de la cabeza a los pies, cuanta verdad contenido en un solo sonido, en una sola palabra...

La melodía del clarinete me ha absorbido totalmente he sentido como si la melodía y yo hiciéramos el amor, he sentido placer, me ha despertado la líbido pero desde la inocencia, ha sido como un baile, el baile de la vida que solo consiste en amar, es así de fácil y simple. Si amas todo es ligero, fluido, carente de ningún tipo de esfuerzo. Pero no tiene nada que ver con el amor, si no con el AMOR con mayúscula. Esa es la clave, es lo que resume todo lo anterior y con lo que me quedo. Y en ello estoy...

Un millón de Gracias

Otra experiencia que tuve en el evento a favor de Cudeca en Churriana:

Me dolía la rodilla izquierda desde hacia varias semanas, la tenia hinchada...con la caña sufí empecé a sentir pinchazos y dolor de repente y me venían palabras e ideas a la cabeza: humildad, sencillez, más humildad...todo esto resonaba mucho en mi y sentí que era eso lo que tenia que trabajar. Al día siguiente el dolor disminuyó y al otro dejó de dolerme la rodilla por completo.

En la misma sesión un bultito que me ha salido en el cara interna del antebrazo me empezó a dar pinchazos y más pinchazos, lo que se me pasaba por la mente es : Abraza la vida, tienes que abrazar la vida. Después he comprendido esto más profundamente. Más que abrazar la vida, hay que dejar que la vida haga, permitir que fluya a través de nosotros, convertirnos en instrumentos de la vida ( o Dios), desarrollar nuestros dones, nuestras virtudes, todo nuestro potencial pero no tenemos que hacer nada solo permitir que esto pase, vaciarnos...

Muchísimas gracias Ignacio por el gran trabajo que realizas!!

Nos vemos en la próxima, Un abrazo,

EXPERIENCIA EN SESIÓN PRIVADA POR SKYPE con Donosti en julio del 2017

Hace CASI DOS MESES QUE RECIBI mi primera sesión individual de musicoterapia oriental con Ignacio Bejar. Los eventos que han acontecido desde entonces han sido numerosos, significativos procesos de sanación que trataré de escribir con detalle a continuación:

Sesion:

Me tumbo, y comienza la música, el dulce sonido del ney me va acompañando en una relajación más y más profunda.

Mi mente está agitada aún por lo que me dirijo interiormente ordenando a mi mente que “deje de hacer cualquier tipo de esfuerzo aquí y ahora” (indicación que utilizo habitualmente en mis sesiones de meditación para entrar en calma).

Voy entrando en contacto más intimo con mis sensaciones corporales, revelando esquemas posturales cristalizados que responden a bloqueos en mi sistema. Dirijo mi atención a observar, “entrar” en estos bloqueos en la medida que me es posible y no me requiere esfuerzo ni produce crispación.

Fondo IMPRESIONES Web

En mi visión interior se suceden imágenes de insectos, garrapatas que habitaban en mi corazón y salen hacia fuera, drena un liquido purulento, porquería que se va vaciando de mi corazón, suciedad que percibo estaba alojada desde hace mucho tiempo. Relacionado con esto mis manos y brazos y piernas van liberando tensiones acumuladas. Y bostezos y suspiros indican que me sistema continúa liberando tensión acumulada. Sigo observando la respiración, focalizo mi atención en la respiración continuamente. Cuando la mente me atrapa y pierdo presencia anclo una y otra vez en la respiración y en la escucha de la música que suena.

Mi cuerpo continúa relajándose, mi mente se calma más, y mi conciencia va profundizando en la percepción del ser. Se suceden diversas imágenes, una estructura metálica del estilo de un alambre retorcido aprisiona mi corazón, el percibirlo consigo liberarme de este, flores de loto surgen en la percepción de la imagen interior.

La emoción me sacude, una convulsión que sacude todo mi cuerpo hace despegar las piernas del plano del suelo donde estoy tumbado, vigorosa tos surge de lo profundo de mis pulmones, que al terminar trae un suspiro profundo y un llanto antiguo de dolor. En seguida vienen a mi memoria mi madre y mi abuelo, su padre, a quien no conocí puesto que falleció cuando mi madre tenía 21 años. Un destino duro el que tu padre muera siendo tan joven. Es difícil y más en aquella época vivir plenamente el duelo de manera que sea transmutado plenamente y no deje rastro traumático.

Nunca vi a mi madre llorar, únicamente en la muerte de su marido mi padre. Entro a liberar esa emoción, el llanto desgarrador de la muerte de mi abuelo, dolor emocional que venía desde entonces surge en mi con gran apertura de espacio en el pecho y liberación en la zona dorsal media interescapular.

Tras esta fase y en el transcurso van cambiando los instrumentos, y diferentes fases generan distintas sensaciones corporales.

Mi timo, en el pecho, en la parte superior del esternón, toma presencia, está tenso, se revela como un alfiletero de una costurera (mi madre era modista), con inifindad de alfileres sobre la almohadilla de la tapa que a su vez era mi glándula timo. Al comenzar a liberarse esos alfileres adquieren la disposición de la cadena del ADN, cadena que en su espiral se va desmontando. Produciendo una sensación de gran liberación y alivio. La emoción ha cedido y da paso a la comprensión de que algo muy profundo está sanado en mi.

He tenido una recodificación de mi ADN, una marca muy profunda y antigua que llevaba en mi sistema familiar por el duelo no completado que marcó mi infancia grabando que recibí bastante poca nutrición afectiva.

Esta es una sesión de las que marcan un antes y un después. Termina la sesión. Han pasado un monton de instrumentos, melodías que han permitido reposar a mi alma, confiada, que han redondeado las esquinas que tenían a mi espitiru acogotado. Un trabajo dulce, profundo y potentemente transformador.

Tres semanas después: En sincronía con otro trabajo de autoconocimiento mi madre desarrolla una infección en su pierna, una celulitis que de vez en cuando le ha afectado. Provocando altas fiebres, un proceso que tarda varias semanas en curarse. Curiosas coincidencias.

Tras tomar los antibióticos que le prescribió el medico, la infección cede y todo aparentemente mejora. Sin embargo a los días desarrolla una lumbalgia aguda que le impide mantenerse erecta y llevar una vida autónoma. No responde a los tratamientos con paracetamol, y está rabiosa por el dolor y la impotencia. Le propongo realizar un tratamiento osteopático, pero no hay manera de entrar, los tejidos no responden. Está muy afectada y los test que realizo indican una saturación de toxicidad metabólica.

Le propongo que realice una dieta depurativa durante tres días, y al tercer día le trato de nuevo. Los tejido han cambiado enormemente responden en seguida al tratamiento, aceptando liberar las estructuras que estaban atrapadas, y que anteriormente no había manera de acceder a ellas.

Ella está relajada, tumbada en la camilla en relajación profunda. Entro en contacto con una tristeza profunda y comienzan a brotar lágrimas de dolor, sin drama ni sufrimiento, los tejidos me muestran el camino a liberar la pierna, que presenta edema crónico desde que yo nací (una flebitis que desarrolló mi madre hizo que interrumpiesen mi amamantamiento a la semana de haber nacido).

Suena en la sala música devocional hacia la madre divina, los tejidos se liberan y continúan brotando lagrimas, ahora de gratitud, hacia mi madre, hacia La Madre. Siento muy vivida le experiencia de haber sido querido, de haber recibido lo que necesitaba, de gratitud hacia esta mujer que con 7 hijos, yo el sexto, siempre ha tenido un ojo protector y nutricio, pendiente de lo que hacía o dejaba de hacer.

Estoy sanando una rama de mi árbol genealógico, que atañe a todo mi clan, un trauma antiguo se sana y todo adquiere un orden más armónico.

M.C. se levanta feliz, sonriente relajada, aun hay molestias lumbares pero su postura ha mejorado notablemente. Transcurrirán varios días de asimilación mientras el cuerpo realiza sus ajustes para adaptarse a la nueva situación y que la lumbalgia sea parte del pasado.

A las seis semanas percibo que mis hombros están más enraizados, siempre tuve los hombros encogidos; y mi pecho más expandido a la vez que la sensación de atrapamiento en la zona dorsal media ha disminuido notablemente.

Es hora de mi siguiente sesión de musicoterapia.

EXPERIENCIA DE MARIANA. Enero del 2014. Madrid

Mi experiencia sanadora a través de la música oriental Sufi, ha sido una vivencia más allá de toda descripción que la razón pueda hallar lógica.

Haré este intento de compartirla, y apoyar la sagrada labor de sanar el corazón con música oriental, linaje de portadores de Baraka como Rumi, el maestro Oruç,- quien pasó recientemente a otro plano - y dejó su sueño al sueño de Ignacio, un iniciado de los artistas, resguardando una semilla de la escuela de música Sufi del corazón, como en los hospitales de antaño, esos conjuros que solo el Uno sabe decir. Supe que llegaron a existir cuatro hospitales de esta medicina en Andalucía, España, confío que se está abriendo uno nuevo.

Ney en Mezquita Web

Mi ADN se modificó, mis sistemas de creencias, y una misteriosa taquicardia alternada por meses, me costó respirar la energía transformadora, requerí días de quietud física y silencio hasta retornar.

De Amante que soy, llegue a un concierto de Ignacio por pura intuición. Me resultó maravilloso y le pedí ir a sesión de música oriental a modo privado -me declaro enamorada del ney-

Creía que sería relajante... no me dió tiempo ni a pensar que estaba sujeta a un delgado hilo, mientras mi ser, se dispersó en fragmentos y negrura atemporal, Recuerdo atravesar capas, y a cada vez mas profundo e incomprensible dolor, confusión, empecé llorar sin poder controlar NADA, salían lagrimas, era un río y lo antiguo desgarrando mi corazón, intentaba irme espiritualmente, escapar al dolor del alma, mientras algo me sugería que no me muestre así... una apremiante limpieza musical batallaba con mis demonios con la mayor dulzura que jamás había oído, un ney poderoso, que no callaba y emanaba a Dios por sus bocas embriagándome en una consciencia de Luz impecable, perdida en el espacio y a la vez contenida por la vibración de amor que me atraía hacia el néctar de mi corazón, flotando en músicas de altos cielos, blancas, puras, brillantes, sustentos de sonidos primarios, ritmos emanantes que poco poco comenzaron a reasignar los fragmentos de mi alma en perfecto orden, comandos de la luz de sabiduría y en cada pieza encajada reintegrando mi ser hacia un nuevo espacio armonioso y pleno.

Hoy, oigo esta música que abrace un día, hoy veo la perla que dejó en mi corazón.

Ojalá pudiera expresarlo mejor, gracias Ignacio por la medicina, honrando siempre tu labor, acompaño tu camino, chaman del desierto... gracias.

Mariana.

EXPERIENCIA EN UN TALLER DE EL NEY COMO INSTRUMENTO DE SANACIÓN Y ALQUIMIA INTERNA

Dos días antes de un taller de EL NEY COMO INSTRUMENTO DE SANACIÓN Y ALQUIMIA INTERNA, recibí una llamada de un número desconocido.

Como faltaban pocos días para el evento pensé que era alguien que quería información sobre el taller. Pero no era así, se trataba de una chica que estaba estudiando danza oriental y que me pedía ayuda como professional de música oriental porque me comentaba que tenía algunas dificultades para integrar la música en la danza, en ciertas partes musicales.

En la conversación telefónica me comentó que hubo un momento en el curso de danza oriental que estaba realizando, donde tenía que salir al escenario, y poco después de empezar su danza, con un percusionista oriental tocando en vivo, la profesora la cortó porque le dijo que no lo estaba haciendo bien. Este fue el detonante que le empujó a llamarme para pedirme ayuda como músico, sin saber que trabajaba como musicoterapeuta.

Pero en la conversación yo sentí, como terapeuta, que el tema iba a nivel más profundo, así que le comenté acerca del taller, del que ella no sabía nada, y le dije que sentía que si asitía al mismo le iba a ayudar. Al principio era reticente porque me decía que ya había hecho miles de terapias diferentes y estaba un poco hastiada de eso.

No obstante al final decidió venir. experiencias2

En el taller impartí una sesión de MÚSICA SUFÍ SANADORA para los asistentes, donde toque, como siempre hago, los makams o escalas orientales que sentía iban ayudar a los que estaban allí en su proceso vital.

Recuerdo que entre otros makams toqué Aczemasiran y Nihavend, que son escalas que ayudan a desarrolar la creatividad y comenzar algo nuevo y la segunda ayuda a desarrollar la fuerza interior y la seguridad y a vencer los miedos, pero debo decir que antes de la sesión nunca comento lo que voy a tocar y para que sirve, para no condicionar de ninguna forma a los asistentes. Solo lo comento al final, después de que hayan compartido sus experiencias. Es una forma de que cada uno compruebe personalmente a que nivel les ha llegado la información a través de la música, sin las palabras.

Sentía que esas escalas iban a ser buenas para esta chica y también para los demás que estaban allí.

Al final de la sesión los asitentes comentaron sus experiencias que fueron muy especiales, y cuando le tocó el turno a la bailarina comentó que había tenido varias experiencias:

- Ella decía que nunca se había sentido querida, y desde pequeña sentía que no le habían dado amor , pero que en la sesión de musicoterapia había tenido una regresión a su niñez donde veía varias escenas que no recordaba, y donde sus abuelos estaban dándole mucho amor.

Esto le rompió los esquemas, y a partir de ahí no podía decir que no la habían querido.

- También comentó que tuvo una experiencia de regresión a   una vida pasada, donde veía que una tribu de aborígenes la perseguían y finalmente la mataban. Ella comentaba que ahora entendía porque siempre tenía miedo cuando iba por la calle, sentía que la seguían y que la acosaban, pero muchas veces no había nadie. Era una sensación que tenía todo el tiempo.

- Con los cuencos y la voz tuvo una experiencia que no quiso compartir con detalles porque decía que era muy personal, pero si comentó que vió a un amigo suyo, su mejor amigo, que había fallecido, y que tuvo un reencuentro con el donde resolvieron asuntos que tenían pendientes.

  - Finalmente me comentó que cuando toqué el clarinete turco, al final de la sesión, me acerqué a una parte de su cabeza ( esto suelo hacerlo acercándome a las partes de la persona donde  siento que hay algún bloqueó). Y en ese momento, sin saber porqué, le vino a la mente la escena donde estaba saliendo al escenario con el percusionista oriental en el curso de danza oriental y  fue cortada por la profesora.

experiencias5Al terminar la sesión y el taller me comentó que la experiencia había sido muy interesante y le había gustado mucho, pero que no era lo que realmente necesitaba, que ella lo que quería es que le diera clases para entender ciertas partes de la música oriental y integrarla en la danza.

Esa noche, mientras meditaba, me llegó con mucha claridad información de que la experiencia había sido muy sanadora para ella pero que todavía  no se daba cuenta, porque no ataba los cabos.

Dos semanas después me llamó para contarme algo que le había sucedido y con lo que estaba muy sorprendida.

Resulta que al día siguiente del taller de ney tenía su primera actuación en público, y me contaba que le había salido increíblemente bien, sin ningún tipo de dudas, a pesar de que al final había interpretado una música que no conocía y había tenido que improvisar totalmente. Me comentaba que todos la felicitaron efusivamente y que a partir de ahí le habían salido varias actuaciones, que de hecho no había parado de actuar hasta que me llamaba. Estaba muy contenta.

Pero me llamaba para insistirme en que le diera clases de música oriental porque eso era lo que de verdad necesitaba.

En la conversación telefónica le comenté si no se había dado cuenta de ciertos detalles. En primer lugar que cuando la profesora de danza le había parado en su actuación le había reflejado su herida con respecto a la falta de amor y aceptación que había sentido en su vida por parte de su familia, y por eso en ese momento, inconscientemente, no veía a su profesora, sino a su madre o a su abuela que la rechazaban, y la regresión a la niñez tenía que ver con esa sanación de la aceptación.

Que la regresión a otra vida era una forma de hacerla consciente de sus miedos para vencerlos, pues solo lo que aflora a la consciencia puede ser integrado y sanado.

Y lo que sucedió al salir a escena y ser cortada fue el detonante de esa falta de aceptación y esos miedos que había tenido largo de su vida, por eso vio esa imagen cuando  toque el clarinete cerca de su cabeza.

La música le estaba dando un mensaje a su alma para sanar todo eso de una forma muy clara, pero aunque la información había llegado a un nivel muy profundo todavía no era consciente de lo que le había sucedido.

En ese momento de la conversación telefónica se hizo un silencio después del cual me comentó que estaba en estado de shock porque se había dado cuenta de a que nivel le había sanado la experiencia, pero que le rompía todos los esquemas, porque había asistido a muchos  talleres y terapias y nunca había experimentado algo a este nivel.

Le respondí que con el trabajo que hago, la música va a donde la persona lo necesita en su proceso vital, a pesar de que ella no lo vea en ese momento, y eso va iniciando un proceso de armonización y de transformación profundos de días, semanas, meses e incluso años.

  Me dio las gracias de todo corazón, estaba emocionada.

Sus palabras fueron: Que Dios te lo pague!

Y luego dijo:  Bueno, ya lo hace!!

Y es verdad

CÓRDOBA, Octubre del 2015

pintura-andalusi-s_-XIIImusica

...y qué decir después de tanta hermosura y luz con este doble viaje en viernes y sábado... no existen palabras para explicarte lo agradecida que me encuentro de haberme permitido asistir a estos encuentros de taller y concierto.... y es que sólo existe mi corazón y mi Ser sonriendo desde dentro, ensimismada en el viaje de ayer y en el de hoy... y aún embelesada con las melodías que resuenan muy dentro y profundo de mi y que con tus instrumentos... con tu Ser nos has regalado...

...visiones... visiones de una época antigua, muy antigua... paredes amarillas escritas con letras escritas en un idioma que no sé o que no recuerdo... y una melodía de "rebab" de fondo...de ahí mis lágrimas al escucharlo... supongo al recordarlo...al escuchar tu voz de alma antigua...

...y más visiones... palmeras cayendo en una especie de isla... huimos... un volcán en erupción y dirijo a un grupo de personas hacia una canoa nos alejamos de esa isla... las lágrimas inundan mi rostro y yo impotente siento tristeza... mucha tristeza (como te dije)...

... cuando tocaste sobre mí... visualicé cómo conducía a alguien hacia la luz... liberación de un alma hacia la luz... no sé quien era... no conozco... y tampoco se cómo hice... sólo se que era y estaba allí... la zona del órgano bazo se liberó y dejé de pensar, de racionalizar... En una sesión que tuve este pasado verano con una astroreflexóloga podal me dijo que tenía una acción que realizar en este mi camino de ahora y que era "conducir a los muertos hacia la luz"... debido a mi profesión "mover a las personas" como bailarina y profesora de danza que soy, pensé que quizás se refería a "devolver vida, motivación"... a aquellas personas que se encontraban en un proceso de "muertos en vida"...

Ayer pude experimentar algo más... algo que he de trabajar... ...todas tus frases, palabras, melodías... el instrumento que hay en ti me resuena... "En el camino" especialmente... porque hace como un par de años mi vida dio un giro de 180 grados y tuve que "re-crearme" de nuevo... ahora en este despertar y en el camino disfruto cada momento, cada persona, cada inhalación, cada exhalación, cada árbol que se me regala en el camino, cada ser vivo... haciendo lo que me gusta e integrando aquello que no me gusta (dejándolo estar más bien)... un encuentro con mi Ser Superior...

...decirte que escuchando "en el camino" me siento "en el camino"... y ahora mismo lo danzo... lo vivo, lo siento... Gracias Ignacio por Ser y Estar...

inmenso abrazo y bonitas noches!

Comparte tu experiencia en alguno de mis talleres o conciertos